¿Y si hacemos algo más por el medio ambiente?

Si estáis trabajando la sostenibilidad de forma transversal en vuestro entorno, una jornada es una forma de unir esfuerzos e ilusión en una causa común. Nada más motivador ¿verdad? Pues, ¿a qué esperamos?


¿Qué podemos hacer?

  • Salidas a la naturaleza:

Salir del aula y dedicar una jornada a disfrutar de una ruta guiada por un espacio natural (bosques, ríos, lagunas, parques nacionales…) puede ser muy enriquecedor. Durante la excursión podéis aprender mucho sobre flora y fauna jugando a reconocer árboles, aves, insectos…

  • Limpiezas de espacios naturales o urbanos:

Playas, bosques, ríos, grandes parques… para restaurar el hábitat y el paisaje. Es una buena oportunidad para ver de primera mano el efecto de los comportamientos incívicos y concienciar acerca de la importancia de cuidar nuestro entorno.

  • Visitas a plantas de selección, recicladores o envasadores:

Para conocer mejor la parte más desconocida del ciclo de reciclaje, podéis visitar las plantas de selección a las que llegan los envases que depositamos en los contenedores de reciclaje. También los recicladores que se encargan de convertirlos en nueva materia prima. Otra excursión interesante es la visita a empresa envasadora para que os cuente cómo ecodiseña y fabrica sus envases.

  • Talleres creativos:

Pueden ser de manualidades, esculturas o juguetes a base de envases reciclados. Echa un vistazo a nuestro blog Amarillo, Verde y Azul, donde contarás muchas ideas. También es muy divertido hacer murales colectivos o talleres de papel reciclado. De igual forma, los talleres pueden centrarse en poemas o cuentos sobre ecología y reciclaje.

  • Teatro y música:

Desde una obra donde se represente el proceso del reciclaje o un mundo en el que conseguimos mejorar la naturaleza, hasta un concierto con instrumentos fabricados con elementos reciclados. Con ellos se pueden tocar canciones de temática medioambiental o que enseñen a reciclar bien.

  • Juegos:

Pesca de envases, bolera de envases, futbolín o pinball con envases, circuitos de obstáculos, juegos de puntería o una gincana que los enlace todos.

  • Mercadillo:

Cada clase puede tener su tenderete, donde exponer, intercambiar o vender (a beneficio de una buena causa) sus manualidades recicladas.