¿Por qué elegir envases reutilizables?

Reutilizar recipientes ofrece diversas ventajas tanto para el fabricante, como para el consumidor y el planeta:

  • Se reduce el uso de materias primas para crear nuevos envases desde cero.

  • Se alarga la vida útil los envases, reduciendo el impacto que tendrán sobre el medioambiente.

  • Supone un ahorro para el consumidor, que pagará una sola vez por un producto que usará en numerosas ocasiones.

  • Las posibilidades son infinitas: el uso que se dé a los envases depende del consumidor. Por ejemplo, una botella de vidrio puede emplearse para almacenar líquidos o convertirla en un jarrón para exponer flores.

Tipos de envases reutilizables


Entre las ventajas de los envases reutilizables, además de poder dar una segunda vida a envases fabricados con un fin determinado, también podemos sustituir envases de un solo uso por otros cuya vida útil es mucho más larga. A la hora de elegir los envases que consumimos podemos fijarnos en los materiales que los componen, su durabilidad y adaptabilidad a distintas situaciones.


Entre las numerosas opciones que existen, el vidrio es el material más utilizado para fabricar envases reutilizables. Se trata de un material que debido a su impermeabilidad no transmite olores ni sabores, por lo que los envases de vidrio son los que mejor conservan las propiedades de los alimentos y de otros productos de laboratorio o cosmética. Por ejemplo, a la hora de almacenar comida, el vidrio es una buena opción ya que no se impregnará de ningún olor y sabor, pudiendo ser reutilizado tantas veces como sea necesario.


También podemos optar por envases fabricados de aluminio, un material que es ligero, no se oxida y además aguanta tanto temperaturas elevadas como muy bajas. Por ejemplo, podemos encontrar cantimploras hechas de este metal que nos servirán para tener agua fría durante largas excursiones.


La tela es otro material que permite la fabricación de envases reutilizables. Por ejemplo, a la hora de ir a la compra, podemos emplear bolsas de tela en lugar de las habituales bolsas de plástico. Con solo llevar una bolsa de tela doblada en el bolso o en un bolsillo de la chaqueta, estaremos ayudando a cuidar el medioambiente.


En definitiva, para garantizar la sostenibilidad es importante poner fin al consumo de envases desechables de un solo uso y sustituirlos por aquellos diseños que apuesten por la sostenibilidad y la reutilización siempre que sea posible.